El Triunfo de San Agustín de Claudio Coello

Alcalá es una ciudad que cuenta con un rico patrimonio artístico a pesar del expolio y destrucción que ha sufrido a lo largo del tiempo, especialmente en los siglos XIX y XX. Muestra de ellos son algunas de las joyas que aún conservamos en nuestra ciudad como el sepulcro del arzobispo Carrillo, los colegios universitarios, la iglesia de las Bernardas o la fachada del Colegio Mayor de San Ildefonso, quizá la obra artística de mayor importancia de nuestra ciudad. En algunos casos, especialmente en el caso del patrimonio mueble, las piezas de mayor valor han acabado saliendo de Alcalá bien para pasar a manos privadas como en el caso de los Zurbaranes de las Magdalenas o de los cuadros que acabaron en el Museo de la Trinidad y en el Museo del Prado. Hoy os vengo a hablar en profundidad de uno de estos últimos y que, en mi humilde opinión, es el mejor cuadro que tuvo la ciudad de Alcalá en sus edificios: el Triunfo de San Agustín de Claudio Coello.

Apoteosis de San Agustín, por Claudio Coello (1664) ©Museo Nacional del Prado

Corría el año de 1664 cuando el colegio complutense encargara la realización de un cuadro que exaltase la figura de su patrón, San Agustín, a un joven pintor del barroco madrileño que se estaba comenzando a labrar un nombre en el siempre difícil ámbito artístico de la Corte. Claudio Coello contaba por aquel entonces con tan solo con 22 años y únicamente llevaba cuatro años firmando sus obras. Su producción de cuadros de altar era prácticamente inexistente hasta el momento, pudiendo quizá señalar La visión de San Antonio de Padua (1663) conservado en el Chrysler Museum of Art de Norfolk (Virginia, EEUU) como antecedente más inmediato.

Visión de San Antonio de Padua, por Claudio Coello (1663) Chrysler Museum of Art

Así pues no sabemos a ciencia cierta, por falta de una investigación en archivo, qué es lo que llevó al convento a contratarle para pintar un cuadro de tal importancia para su iglesia pero la realidad es que Claudio Coello no solo hizo un cuadro digno sino uno de los mejores de toda su obra pictórica para nuestro convento.

EL AUTOR

Claudio Coello pasa por ser uno de los mejores pintores del barroco madrileño. Nacido en la capital en 1642 hijo de un broncista portugués de nombre Faustino, su amigo Antonio Palomino lo hace familiar lejano del también artista Alonso Sánchez Coello en su tratado Museo Pictórico donde repasó la vida y obra de los grandes artistas del barroco español. Según Palomino, se formó en el taller de Francesco Rizi y con apenas 18 años ya comenzará a firmar obras.

Supuesto autorretrato de Claudio Coello (ca 1680) Museo del Ermitage

En ellas se comienza a desgranar su propio estilo, en el que mezclará la exhuberancia de Rubens, el color de la escuela veneciana, los fondos arquitectónicos en perspectiva, el sentido escenográfico y un intenso estudio del dibujo. A lo largo de su vida se especializó en lienzos grandes de altar para las iglesias de parroquias y conventos de Madrid y su entorno, Castilla y Aragón, como es el caso de nuestro cuadro que pintó cuando apenas contaba con 22 años. Mencionar, por la cercanía a nuestra ciudad, su Martirio de San Juan Evangelista (1674) que pintase para el altar mayor de la parroquia homónima de Torrejón de Ardoz, donde aún se conserva a pesar del incendio y saqueo de la Guerra Civil.

Martirio de San Juan Evangelista, por Claudio Coello (1674) Fotografías de la Parroquia de San Juan Evangelista de Torrejón de Ardoz

También realizará pinturas al fresco en Toledo y Madrid, como en el Colegio Imperial de los Jesuitas, así como una interesante producción de arquitecturas efímeras para acontecimientos de la Corte. Será nombrado pintor real en 1683 y, finalmente, pintor de cámara en 1685. Gracias a ello pudo realizar uno de sus mejores cuadros aún conservado en la sacristía del Monasterio de San Lorenzo del Escorial: La adoración de la Sagrada Forma de Gorkum por Carlos II (ca 1690). Falleció en Madrid en 1693, a los 51 años de edad, dejando tras de sí una amplia producción pictórica que le ensalzan como uno de los mayores genios del barroco madrileño.

La adoración de la Sagrada Forma de Gorkum por Carlos II, por Claudio Coello (ca 1690) Sacristía Nueva del Monasterio del Escorial

EL EDIFICIO

El Triunfo de San Agustín presidía el altar mayor de la iglesia del Colegio-Convento de Agustinos Recoletos de San Nicolás de Tolentino. Fue fundado en 1604 por fray Felipe de la Madre de Dios para que en él estudiaran frailes de la orden descalza de San Agustín. Una vez recibida la licencia por parte del Cardenal Sandoval y Rojas (02/05/1604), comienza a construirse el edificio sobre unas casas compradas en la Calle Santiago abandonándose las del hospicio fundado por Fray Gregorio de Alarcón en 1588, primera casa agustina recoleta en Alcalá. En 1616 estaba terminado. Tras más de 200 años como convento agustino, fue suprimido y expropiado en 1835 por el Real Decreto de exclaustración del 25 de julio. Tras pasar por manos privadas, en 1884 fue donado a las monjas del Convento franciscano de San Juan de la Penitencia, las Juanas, quienes se trasladaron a él debido al mal estado de conservación de su primigenio convento y aún hoy siguen ocupando el edificio.

Antiguo Colegio-Convento de Agustinos Recoletos de San Nicolás Tolentino
Fotografía José Antonio Perálvarez

EL CUADRO

Es un óleo sobre lienzo de gran tamaño, 271 x 204 cm. En él se representa a San Agustín de Hipona ascendiendo sobre una nube a un cielo azul intenso donde se percibe influencia del arte flamenco. El santo se rodea por una corte de ángeles que portan su báculo episcopal y el manto, destacando además a su izquierda un arcángel con espada de fuego al que podemos identificar con San Miguel. En el suelo, en lo mundanal representado por el busto, hallamos al demonio con forma de dragón que se retuerce ante la visión del triunfo de San Agustín y ante el ataque del arcángel. La escena se completa con arquitectura clásica a fragmentos que nos remite a un conocimiento de la obra de Veronés, apareciendo la firma es una cartela en la esquina inferior izquierda: «Claudius Coello fa. Anno 1664». Es una obra llena de contrastes de color y presenta un prodigioso dominio de la luz y un dinamismo sorprendente a través de contrapostos y escorzos que impresiona y nos recuerda la influencia de Rubens en el barroco madrileño. Es una obra que se enmarca a la perfección en el afán de conmover e impactar al espectador dentro del discurso teológico barroco que permite identificar la escena al creyente que la observa.

Apoteosis de San Agustín, por Claudio Coello (1664) ©Museo Nacional del Prado

DE ALCALÁ AL PRADO

Este cuadro presidió el altar mayor de la iglesia del convento hasta 1836 cuando, una vez exclaustrados los monjes, fue trasladado a Madrid para formar parte del futuro Museo de la Trinidad por Juan y Miguel Gálvez, académicos de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Allí permaneció expuesto durante 36 años y, a modo de curiosidad, os copio sus descripciones en dos catálogos de aquel museo:

Inv. Museo de la Trinidad, Pintura. Núm. 561.
561. / Un s.to obispo sobre un trono de nubes acompañado de angeles á d.ra. del espectador se encuentra un angel con una espada de fuego ásiendo al demonio fig. de cuerpo entero y tamº nat.l / Autor f.do Claudio Coello / Rectifdo alto 2,71 ancho 2,03 / F.do r.do sin moldura en porteria general / Nº 16 / S.S.

Catálogo Museo de la Trinidad, 1865. Núm. 561.
ESCUELA MADRILEÑA. […] CLAUDIO COELLO. […] 561. Apoteosis de S. Agustin. / Lienzo. – Al. 2,71. – An. 2,04. – Fig. t. n. c. e. / Firmado, Claudio Coello faciebat 1664. / S. Agustin de Pontifical sobre una nube, rodeado de ángeles, de los cuales dos sostienen el báculo, uno el manto y otro a su izquierda señala con una espada de fuego a un trozo de estatua y un dragon. Fondo paisaje y a la derecha ruinas de un templo de arquitectura greco-romana.

El Museo de la Trinidad fue cerrado en 1872 y nuestro cuadro pasó a formar parte de los fondos del Museo del Prado, encontrándose expuesto en la sala 018A. Un lugar preferente para una auténtica obra maestra

Acerca de José Antonio Perálvarez

Licenciado en Historia, Experto en Gestión de la Información, Docente ocasional y Guía Turístico de Cervantalia. Complutense y amante de nuestra ciudad
Esta entrada fue publicada en Arte Complutense y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El Triunfo de San Agustín de Claudio Coello

  1. CARMEN dijo:

    Muy interesante, gracias por el trabajo que haces, nos descubres cosas de Alcalá que no se me hubieran ocurrido investigar.
    Sigue con esta labor tan buena.

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s