Nacimiento y bautismo de Fernando de Habsburgo, el Emperador Fernando

Alcalá es la cuna de algunos grandes personajes de nuestra Historia. Ya os hablé de Manuel Azaña, Miguel de Cervantes o Francisco Díaz y en un futuro lo haré del Arcipreste de Hita y de Antonio de Solís y Rivadeneyra, entre otros. Hoy os traigo el relato del nacimiento y bautizo de un importante miembro de la realeza que, como Catalina de Aragón, vino al mundo en el Palacio Arzobispal de Alcalá. Hoy os vengo a hablar del nieto favorito de Fernando el Católico: Fernando I de Habsburgo, el emperador Fernando.

Fernando I, Emperador del Sacro Imperio Romano, por Hans Bocksberger der Ältere (ca. 1550) Kunsthistorisches Museum de Viena.
Fuente: wikipedia

El 19 de julio de 1500 fallecía antes de cumplir dos años el príncipe Miguel de la Paz, heredero de las coronas de Castilla, Aragón y Portugal, y Juana la Loca se convertía en heredera de los Reyes Católicos. Algo más de un año después, tras cinco años de matrimonio y tres vástagos, Felipe el Hermoso y Juana la Loca comenzaban un viaje hacia nuestro país para ser jurados como herederos de Castilla y Aragón. Entraron por Fuenterrabía el 29 de enero de 1502 y se encontraron con Isabel y Fernando en Toledo a finales de abril tras un lento camino plagado de fiestas allá por dónde pasaba el cortejo. El 22 de mayo fueron jurados herederos por las Cortes de Castilla en Toledo y semanas más tarde se dirigieron a Zaragoza, donde lo hicieron las Cortes de Aragón el 27 de octubre. Juana estaba de nuevo embarazada pero eso no pareció importarle a Felipe, quien decidió marcharse a Flandes al poco de volver a Madrid. Solo la insistencia de Isabel consiguió convencer a Juana para quedarse en Castilla mientras su marido se marchaba a Flandes un frío 19 de diciembre, deseoso de recuperar las comodidades y placeres de la frívola corte borgoñona .

Juana I de Castilla y Felipe el Hermoso. Tablas laterales del Tríptico de Zierikzee, obra del Maestro de Affligem (ca 1505) Real Museo de Bellas Artes de Bruselas. Fuente: wikipedia

 

Ante el estado de la Princesa de Asturias, el Cardenal Cisneros invitó a la Corte a Alcalá para pasar el invierno en su palacio. Como fue costumbre en otras estancias reales, los Reyes Católicos recibieron en audiencia en el Palacio Arzobispal y despacharon los asuntos de gobierno desde nuestra ciudad. Así, por ejemplo, el 20 de enero firmarían una real provisión en la que se aprobaban las primeras ordenanzas de la Casa de Contratación de Sevilla, una institución indispensable en los viajes y comercio con América.

Reales Atarazanas de Sevilla, primera sede de la Casa de Contratación de Sevilla. Fotografía de José Luis Filpo Cabana
Fuente: wikipedia

El embarazo transcurrió con normalidad y el 10 de marzo de 1503 nació el cuarto hijo, segundo varón, de Juana I y Felipe el Hermoso. Para agradecer el feliz nacimiento, la reina Isabel, sus damas y otros miembros de la Corte asistieron a una misa predicada por Diego Ramírez de Haro, obispo de Málaga y antiguo capellán de Juana la Loca. Tras esto se celebró un gran banquete que continuó con una serie de festejos en el Palacio Arzobispal. Entre ellos sobresalió la celebración de un juego de cañas. Este juego bélico, que en origen tenía como objetivo la preparación para el combate, se había convertido en un espectáculo militar que enfrentaba a jinetes que utilizaban cañas en vez de lanzas y realizaban tanto cargas de combate como carreras, todo con acompañamiento musical. Si queréis conocer un poco más de este juego, os recomiendo este artículo.

Fiestas en la Plaza Mayor de Madrid, por Juan de la Corte (1623) Museo de Historia de Madrid.
En la imagen podemos ver el célebre juego de cañas.
Fuente: wikipedia

Volviendo a aquel 10 de marzo de 1503, ese juego de cañas enfrentó al Duque de Nájera y al Marqués de Villena que, con sus respectivos caballeros, compitieron en el corral grande del Palacio Arzobispal que daba a la huerta. Tras este primer juego bélico, el espectáculo derivó en un moros y cristianos y finalmente en carreras a caballo ante la atenta mirada de la reina Isabel y el resto de la corte. Por su parte, Alcalá se unió al jolgorio realizando festejos por toda la ciudad en honor al infante recién nacido, celebraciones que duraron días.

Alcalá por Anton Von Wyngaerde (1565)

Vista de Alcalá por Anton van der Wingaerde (1565) Biblioteca Nacional de Austria

El sábado 18 de marzo se entoldó y engalanó ricamente la calle San Juan para que la corte acudiera a San Justo a bautizar al infante Fernando pero llovió de tal manera que decidieron aplazar el sacramento hasta que llegase mejor tiempo. La misa dominical del día siguiente fue celebrada por Pascual de Ampudia, obispo de Burgos, en la capilla del Palacio Arzobispal. Su sermón fue bastante peculiar e incisivo según cuenta Prudencio de Sandoval en su Historia de la vida y hechos del emperador Carlos V (1634)

[…] en su sermón, entre otras cosas curiosas, dijo que los niños, aunque fuesen hijos de príncipes y de grandes señores, tenían mucha necesidad de bautizarse con la mayor brevedad que ser pudiera, y que pecaban mortalmente los que pudiéndolo hacer lo dilataban de un día para otro por el peligro que hay de sus ánimas.

Y este sermón consiguió su objetivo pues, a pesar de que seguía diluviando incluso con mayor intensidad que el día anterior, la reina Isabel ordenó que se preparase todo para bautizar al infante ese mismo día en la iglesia de San Justo. Esta fue entoldada y engalanada con ricos paños franceses y, en torno al altar mayor, se colocaron unas gradas decoradas con paños y doseles de brocado. También se dispuso un altar y un dosel con las armas de la princesa Juana. Por encima del conjunto se colocó un gran palio de pilares carmesí y cielo de brocado. Finalmente, sobre un soporte de madera, se colocó la bacía de plata de Juana la Loca con la que habían sido bautizados cada uno de sus hijos.

Baptism_of_prince_Charles

Bautismo del Príncipe Carlos, futuro Carlos V, en la Catedral de San Bavón en 1500, anónimo (1885) Recogido en la Historia ilustrada de Bélgica de Henri Guillaume Moke.

Al terminar la comida, los miembros de la corte vistieron sus mejores galas y acompañaron a la reina Isabel a buscar al infante al dormitorio de la princesa Juana. El duque de Nájera tomó al bebé en sus brazos, lo envolvió en un mantillo de brocado forrado en armiño y la Corte en pleno marchó hacia la iglesia de San Justo con toda solemnidad y protocolo que requería la ocasión: encabezaba el cortejo la reina Isabel la Católica acompañada por sus damas de Corte así como la princesa Juana con sus damas flamencas; el duque de Nájera, Pedro Manrique de Lara y Sandoval, llevaba al infante en brazos; el adelantado de Castilla D. Pedro López de Padilla llevaba las fuentes de oro; el conde de Fuensalida D. Pedro López de Ayala llevaba el salero, una gran copa de oro de tal tamaño que necesitaba la ayuda de un paje; el embajador Musiur de Muhi llevaba el capillo en un plato y tras ellos, el resto de la Corte cerrando la comitiva.

Portada de la Magistral, por Félix Yuste (sf)

Entrada a la Santa Iglesia Magistral de San Justo y Pastor de Alcalá de Henares, por Félix Yuste (1899)

Por su parte, el Cardenal Cisneros ya se encontraba en San Justo acompañado por Pascual de Ampudia, obispo de Burgos; Alonso Suárez, obispo de Jaén; Juan Rodríguez de Fonseca, obispo de Córdoba; Diego Ramírez de Haro, obispo de Málaga; Diego Ramírez de Guzmán, obispo de Catania; y de los canónigos de la futura magistral. Tras vestir con los pontificales, salieron en procesión hacia la puerta principal de San Justo donde recibieron a la comitiva real. Tras realizar los oficios, entraron todos a la zona de las gradas y dio comienzo el acto litúrgico. El Cardenal Cisneros bautizó al infante con la bacía de la princesa Juana y le dio el nombre de su abuelo materno, Fernando, teniendo como padrinos al duque de Nájera y al marqués de Villena y como madrina a Madame de Luin. Al terminar el sacramento, sonaron las trompetas, chirimías, atabales y otros instrumentos que acompañaron a la comitiva de vuelta al Palacio Arzobispal. Y allí continuó la fiesta, incluyendo una corrida de toros y más juegos de cañas.

toros plaza mayor

Toros en la Plaza Mayor de Madrid (s. XVII)

Cisneros, siempre pendiente de su ciudad predilecta, consiguió de Fernando e Isabel una exención de tributos para los alcalaínos durante esta estancia y, además, la Magistral guardó durante siglos los objetos utilizados en el bautismo así como la cuna del futuro emperador.

800px-Anonym_Kaiser_Ferdinand_I

El Emperador Fernando adolescente, anónimo (ca 1520) Kunsthistorisches Museum de Viena. Fuente: wikipedia

Para terminar, una curiosidad. Supongo que os habrá llamado la atención que el conde Pedro López de Ayala portara un gran salero (aunque Miguel de la Portilla nos cuenta que fue Francisco de Zúñiga, Conde de Miranda, quien lo llevó). Quizás os preguntéis por qué había un salero en la ceremonia así que os explico brevemente. Aunque hoy haya prácticamente desaparecido, en el bautismo existe un rito denominado “el receptáculo de la sal” en el cual se pone una pizca de sal al niño en la lengua mientras se pronunciaba la siguiente frase:

Accipe sal sapientiæ: propitiatio sit tibi in vitam æternam. Amen (Recibe la sal de la sabiduría: que te sea propicia en la Vida Eterna. Así sea)”

Con este rito se buscaba el gusto por lo espiritual y la sabiduría para el recién nacido. Así que ya os podéis imaginar por qué fue un Grande de España quien lo llevó en la ceremonia y por qué los cronistas lo consideraron tan importante como para mencionarlo en su relato.

Anuncios

Acerca de José Antonio Perálvarez

Licenciado en Historia, Experto en Gestión de la Información, Docente ocasional y Guía Turístico de Cervantalia. Complutense y amante de nuestra ciudad
Esta entrada fue publicada en ¿Sabías qué...?, Complutenses ilustres y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Nacimiento y bautismo de Fernando de Habsburgo, el Emperador Fernando

  1. Samuel Peinado dijo:

    Me ha encantado!

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s