José Bonaparte y la estatua de Cervantes

En el capítulo de este lunes de El Ministerio del Tiempo tuvimos como protagonistas a Napoleón Bonaparte y a la abadesa María Rascón. Al igual que pasó con Ambrosio Spínola, ninguno tiene relación personal directa con nuestra ciudad. Así que en vez de hablaros de la destrucción que provocó la Guerra de la Independencia provocada por el emperador en nuestra ciudad, os voy a hablar de una curiosa historia que me contó mi amigo Vicente Fernández hace un tiempo: José Bonaparte y la estatua de Cervantes.

Miguel de Cervantes mirando su estatua en Alcalá de Henares. Fotograma de El Ministerio del Tiempo

Miguel de Cervantes mirando su estatua en Alcalá de Henares.
Fotograma de El Ministerio del Tiempo

Napoleón Bonaparte nombró Rey de España a su hermano mayor un mes después de las abdicaciones de Bayona, el 6 de junio de 1808. Subía así al trono José I Bonaparte. Y no fue un mal rey, para nada. Si miramos detenidamente su labor de gobierno, lo poco que pudo hacer siendo tiempo de guerra, nos encontramos ante un monarca empeñado en modernizar y organizar un país atrasado respecto a Europa. En Madrid, por ejemplo, intentó crear un museo de Bellas Artes como ya existía en las grandes capitales europeas y realizó grandes reformas urbanísticas, lo que le valió el sobrenombre de “Pepe Plazuelas” entre los madrileños.

Retrato de José Bonaparte, por François Gérard (1808)

Retrato de José Bonaparte, por François Gérard (1808)

Pues bien. En 1810, José I Bonaparte visitó Alcalá. Cuenta José Carlos Canalda que contempló la reliquia de las Santas Formas, como tantos reyes antes y después que él, que en ese momento se encontraban la Capilla Mayor de la Magistral. Pero no fue lo único que hizo. Como me contó Vicente Fernández, en algún momento de la visita preguntó a las autoridades municipales por el monumento a Miguel de Cervantes recibiendo por respuesta lo que todos imagináis: que no había. Pero eso ya lo sabía. De hecho, tenía en mente homenajear a Cervantes tanto en Alcalá como en Madrid, como también quiso hacer con otras figuras de nuestra Historia.

Inauguración de la estatua de Cervantes (09/10/1879) Fotografía Casto Ortega

Inauguración de la estatua de Cervantes (09/10/1879)
Fotografía Casto Ortega

Cuenta Esteban Azaña en su Memoria del Ayuntamiento para la erección del Monumento a Cervantes (1879) que en el Archivo General de Alcalá de Henares se guardaba una minuta oficial en un pliego de borradores, sin fecha pero rubricada que decía lo siguiente:

Si V.M. quiere honrar la memória del inmortal Cervantes, seria bien, puesto que nació en Alcalá de Henares, y que á esta Ciudad debe España un hombre con quien tanto se honra, que en la plaza del Mercado de aquella ciudad, delante de la parroquia de Santa María, donde fué bautizado, se erigiese una estatua á dicho Cervantes, que levantarán todas las ciudades de España, esceptuando la de Alcalá, que debe ser exenta, y á quien las otras hagan este obsequio. Al artista que presente el mejor modelo se deberá encargar la ejecucion. La plaza es muy espaciosa y de muy buenos edificios.

En la parte exterior del pliego doblado en cuarto estaba escrito el resumen del contenido que acabamos de leer.

“En la plaza del mercado de Alcalá de Henares, se erigirá una estátua á Miguel de Cervantes Saavedra”
“Todas las ciudades de España contribuirán para costear este monumento””La ciudad de Alcalá de Henares, como pátria de Cervantes, será exenta de esta contribucion”
“El artista que presentase el mejor modelo de este monumento quedará encargado de su ejecucion”

Pero el documento que encontró Esteban Azaña en el archivo alcalaíno era una copia. Fue el poeta y bibliófilo pacense Vicente Barrantes quien había hallado el original en la Biblioteca del Monasterio del Escorial, fechado en junio de 1809.

Esteban Azaña

Esteban Azaña

José I Bonaparte no fue el primero en proponer una estatua para Cervantes en Alcalá, pues ya lo hizo el erudito benedictino Martín Sarmiento en su obra Noticia de la Verdadera patria (Alcalá) de El Miguel de Cervantes escrita en 1767. Pero sí fue el primero que realizó un verdadero proyecto para levantar la que hubiera sido la primera estatua al padre del Quijote. Por desgracia, entre la guerra y la supresión de todo lo legislado por José Bonaparte tras la vuelta de Fernando VII, hicieron que aquel proyecto no llegase a materializarse. De hecho, debimos esperar hasta 1879 para ver a Miguel de Cervantes presidiendo la plaza que hoy lleva su nombre. Pero esa, es otra Historia.

Anuncios

Acerca de José Antonio Perálvarez

Licenciado en Historia, Experto en Gestión de la Información, Docente ocasional y Guía Turístico de Cervantalia y Alcalá Bikes. Complutense y amante de nuestra ciudad
Esta entrada fue publicada en Alcalá y los personajes del Ministerio del Tiempo, ¿Sabías qué...? y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s