Alcalá y el Cid

Esta tarde iba paseando por la Plaza de Cervantes y, al mirar a la estatua de Miguel, me vino a la cabeza que hoy se estrenaba la segunda temporada de “El Ministerio del Tiempo”. Me encanta esta serie (quienes me conocen saben la tabarra que he dado y doy con la serie, ex-alumnos incluidos) y no sólo porque lleve la Historia a la gente de una manera sencilla y muy entretenida, sino también porque las licencias que se toman son absolutamente maravillosas. Quizás os preguntéis por qué mi cerebro relacionó el monigote y la serie pero la respuesta es sencilla: como casi todos sabréis, rodaron en Alcalá el capítulo sobre Cervantes aún por estrenar. Fue entonces cuando me vino a la cabeza una idea: ¿Y si escribo cada lunes un artículo en el que hable de la relación, si la hubiera, del personaje protagonista del capítulo de El Ministerio del Tiempo con nuestra ciudad?

Así pues, estrenamos con el mítico El Cid una serie de artículos que podríamos titular como “Alcalá y los personajes del Ministerio del Tiempo”.

“El Cid”, interpretado por Sergio Perís Mencheta en El Ministerio del Tiempo

Creo que no hace falta presentar a Rodrigo Díaz de Vivar. El Cid Campeador es, quizás junto a Viriato, el prototipo de héroe mitificado de nuestra Historia. Sus legendarias andanzas, desgracias y gestas son narradas en el poema épico más importante de nuestra literatura: El Cantar del mio Cid. A lo largo de sus tres partes o cantares, se relatan los últimos años de vida del insigne Don Rodrigo utilizando como punto de partida el destierro que sufrió por parte del rey Alfonso VI de Castilla.

“Juramento de Santa Gadea” de Marcos Giráldez de Acosta (1864)

En este gran poema se cuenta que tras salir de Burgos en su exilio, El Cid se dedicó a batallar al infiel y a luchar para el rey castellano que lo desterró. Sus correrías y batallas le llevaron a pasar por poblaciones como el Burgo de Osma, Medinaceli, Calatayud, Guadalajara, Daroca, Teruel, Sagunto, Elche o Valencia, cuya conquista le repercutió fama y gloria. Y también por la tierra de Alcalá camino de la conquista de Castejón, su primera gran victoria. Así se narra en el Cantar del Destierro:

Fita ayuso | por guadalfaiara
fasta alcala | leguen las algaras
E bien acoian | todas las ganançias
E por miedo de los moros | no dexen nada […]
Sos caualleros | llegan con la ganançia
dexan la a Mio Çid, | todo esto non preçia nada.
Afevos los CC.III | en el algara,
e sin dubda corren; | fasta Alcala lego la senna de Minaya,
e de si arriba | tornan se con la ganançia
Fenares arriba | e por Guadalfaiara.

Primera página del Cantar del Mío Cid (hacia 1200) Manuscrito de Per Abbat conservado en la Biblioteca Nacional

Este mismo episodio es relatado casi 200 años después en el capítulo 853 de la Estoria de España del rey Alfonso X el SabioEl Cid, tras cruzar la sierra al inicio de su destierro y llegar hasta las cercanías de Castejón pasando por nuestro valle, envía a su lugarteniente Alvar Fáñez a saquear las tierras del Henares hasta Alcalá para conseguir víveres y suministros. Como veis, no difiere mucho de lo que se cuenta en el Cantar y es que hay que tener en cuenta que ambos bebieron de fuentes orales, con todo lo que ello supone.

Alfonso X el Sabio rodeado de sus colaboradores en el scriptorium real.

Creo que no hace falta puntualizar que El Cid no pisó nuestra Alcalá de Henares sino que la población nombrada es Qal’at Abd-al Salam. Es decir, Alcalá la Vieja. La Historia nos cuenta que El Cid fue desterrado en el año 1081, por lo que habría pasado por nuestra tierra en aquel mismo año pues el episodio ocurre al inicio de su exilio. Alcalá no fue conquistada por don Bernardo de Sedirac hasta el año 1118 y hasta años después no surgiría la Alcalá cristiana en la que vivimos.

Restos de Alcalá la Vieja. Fuente: http://www.portal-local.es

Huelga comentar que habría que separar el personaje histórico del mítico y literario puesto que como buen cantar de gesta, Rodrigo Díaz de Vivar aparece representado como prototipo de héroe cristiano, de noble ejemplar y guerrero sin igual, liderando algunas conquistas y batallas que no han podido ser confirmadas ni en la arqueología ni en la Historia oficial. Pero sea como fuere, Alcalá tiene el privilegio de ser una de las poblaciones nombradas en la primera gran obra literaria en castellano. Y, de esta manera, unir su nombre con el inmortal de Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador.

Anuncios

Acerca de José Antonio Perálvarez

Licenciado en Historia, Experto en Gestión de la Información, Docente ocasional y Guía Turístico de Cervantalia y Alcalá Bikes. Complutense y amante de nuestra ciudad
Esta entrada fue publicada en Alcalá y los personajes del Ministerio del Tiempo, ¿Sabías qué...? y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Alcalá y el Cid

  1. Aquí estaré leyendo tus artículos cada semana, me encanta El ministerio del tiempo y lo que nos cuenta de nuestros personajes históricos. Ayer me tocó de cerca con el Cid, ya que mi familia es de Burgos, así que saber que también pasó por mi ciudad, aunque sea por la Alcalá la Vieja, me ha encantado. Eso sí, no soporto lo de monigote… :p

  2. Pingback: La peligrosa misa del hijo de Ambrosio Spínola | Historias de Alcalá

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s