La leyenda de Nuestra Señora de la Piedad

El mundo de las leyendas de apariciones y descubrimientos de vírgenes es amplio y maravilloso. En nuestra ciudad es muy conocida la aparición de nuestra patrona, la Virgen del Val, pero no fue la única. Esta es una de esas historias casi desconocidas, perdidas por la destrucción y el paso del tiempo, pero que en el pasado eran conocidas por todos los alcalaínos: la leyenda de Nuestra Señora de la Piedad.

Antigua iglesia del Convento de la Merced Descalza. Fotografía Centro Virtual Cervantes

A diferencia de la de nuestra patrona, esta imagen fue hallada en el siglo XVII por lo que resulta ser una leyenda, o historia, bastante cercana a nosotros. Nos relata Portilla que en el altar mayor del Colegio-Convento de los Mercedarios Descalzos de Nuestra Señora de la Visitación se veneraba una imagen de Nuestra Señora de la Piedad, una figura que llegó allí gracias a dos mujeres anónimas de Alcalá.
Cuenta la leyenda que ambas mujeres tuvieron revelaciones divinas en sueños. En ellas se les mostraba la imagen de una Virgen morena, con un lunar bajo el carrillo y la punta de la nariz algo desgastada, la cual se encontraba escondida en una cueva cercana al Cerro de la Veracruz desde la llegada de los moros. Acudió la primera mujer a contar su sueño al rector del Colegio de los Mercedarios Descalzos, puesto que así se le había ordenado en la visión. Aquel, hombre prudente, no dio credibilidad a las ensoñaciones de la mujer y esta acudió al ermitaño de la Ermita de San Sebastián (que estuvo situada donde hoy se encuentra la estatua de Azaña). El ermitaño acudió en secreto a la cueva, halló la imagen y se la llevó en secreto.
La segunda mujer acudió a su padre espiritual, que era mercedario y que acabó remitiéndola al rector. Fue entonces cuando este dio credibilidad a los sueños de las mujeres y se propuso encontrar la imagen. Al no hallarla en la cueva, comenzó a hacer diligencias. En el mismo tiempo había sido asesinado el santero del Val y se había prendido al ermitaño de la Ermita de la Veracruz como posible autor. Cuando este recibía tormento por su acto, culpó al ermitaño de San Sebastián de haber hallado y ocultado la imagen que buscaban. Este debió enterarse y, huyendo de la justicia, abandonó Alcalá y no volvió a saberse de él. Pero antes de hacerlo depositó en el Colegio de los Mercedarios Descalzos un arca. Cuando los padres mercedarios la abrieron, comprobaron que contenía la imagen de una virgen morena, con un lunar bajo el carrillo y el barniz de la nariz desgastado, tal y como habían visto las mujeres en su sueño.

Aquella imagen llegó a ser muy querida en nuestra ciudad durante los tiempos de la Universidad. Al convento acudían numerosos alcalaínos en búsqueda de favores tales como lluvia para los campos o salud para ellos o familiares queridos. Y, según Portilla, parece ser que solía concederlos. Muestra de ello sería la curación de Dª Josefa de Mendoza, quien dio numerosas dádivas al Colegio como agradecimiento y fue enterrada al pie de la imagen.

No puedo aseguraros a ciencia cierta, al menos de momento, qué fue de Nuestra Señora de la Piedad tras el cierre del colegio y exclaustración de los monjes en 1835. Pero he encontrado una talla de una Piedad que estaba en la Magistral antes de la Guerra. Si la devoción por esta virgen era tan importante como nos dice Portilla, tras el cierre del Colegio debió ser trasladada a la actual Catedral tal y como ocurrió con las Santas Formas o San Diego. Además, la imagen se parece a la descripción que nos dio Portilla, como podéis comprobar.

La Piedad. Fotografía de Moreno (1902-1920)   [Archivo Moreno, IPCE, Ministerio de Educación, Cultura y Deporte]

La Piedad. Fotografía de Moreno (1902-1920)
[Archivo Moreno, IPCE, Ministerio de Educación, Cultura y Deporte]

En el momento de la foto se encontraba en la antigua iglesia de los jesuitas, a la que se había trasladado la Magistral durante la restauración de San Justo y Pastor a principios del siglo XX, volviendo allí en 1920 tras la reinauguración. Probablemente fue destruida el 21 de julio de 1936, cuando es incendiada la Magistral. No recuerdo haberla visto nunca ni hay noticia moderna sobre ella.

¿Es la Piedad de la Catedral la misma talla milagrosa de la leyenda? Juzgarlo vosotros mismos.

Anuncios

Acerca de José Antonio Perálvarez

Licenciado en Historia, Experto en Gestión de la Información, Docente ocasional y Guía Turístico de Cervantalia y Alcalá Bikes. Complutense y amante de nuestra ciudad
Esta entrada fue publicada en Arte Complutense, Leyendas de Alcalá, Tradiciones complutenses y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s