La leyenda de la Virgen del Val

Alcalá de Henares ha sido y es una ciudad rica en tradiciones de todo tipo. Muchas de ellas son de carácter popular amoroso (como las de la Nariz de Gregorio o la Boca del León), y otras ya desaparecidas eran de origen universitario (Llevar al pozo) o incluso de origen militar (Los candados de Carrillo). Pero sin duda alguna, las de más arraigo y popularidad a lo largo de nuestra Historia han sido las religiosas: Los Santos Niños, San Diego de Alcalá, Las Santas Formas y la Virgen del Val.
Alcalá, como toda población que se precie, tiene su propia patrona cuyo culto comienza con una aparición milagrosa. O varias, como es el caso. Cada tercer domingo de septiembre celebramos su festividad como recientemente hemos podido hacer ¿Cómo nació su devoción? Estas es la historia del descubrimiento de la Patrona de Alcalá: La Virgen, o Nuestra Señora, del Val.

La Virgen del Val sin vestir, por Moreno (ant. 1936)
[Archivo Moreno, IPCE, Ministerio de Educación, Cultura y Deporte]

Si leemos los Annales Complutenses, a Portilla, Azaña o Moez de Itúrbide, podemos descubrir diferentes versiones sobre la aparición de la Virgen del Val. Sin embargo, hay elementos en los que coinciden ambas leyendas: el lugar, el árbol y la aparición múltiple.

La que recoge Portilla es la más conocida. Cuenta la leyenda que un labrador se encontraba arando sus tierras el la ribera derecha del río, justo enfrente de Alcalá la Vieja. En un momento dado, la reja del arado topó con algo duro y el labrador comenzó a cavar para liberar el arado pensando que sería una piedra. Cual fue su sorpresa cuando lo que encontró fue una escultura en alabastro de una Virgen con el niño. Decidió llevársela a su casa y, al levantarse la mañana siguiente, descubrió que la imagen había desaparecido. La familia del campesino se entristeció pero el agricultor, al volver a sus campos, descubrió la imagen en el hueco de un olmo cercano. Pensó que alguien le había gastado una broma, cogió la Virgen y la llevó a la iglesia de San Justo por ser la iglesia principal de la población (según otros autores, habría sido Santo Tomé por ser la más cercana a la zona).
A la mañana siguiente la escultura había vuelto a desaparecer por lo que un grupo de personas se apresuraron al lugar donde fue hallada las dos veces anteriores, encontrándola de nuevo en aquel paraje. Así, comprendieron que la Virgen quería permanecer en aquel lugar por lo que se ordenó la construcción de una ermita para darle culto en aquellas tierras de labor cercanas al río. Por ello, nuestra patrona es conocida como la Virgen del Val o del Valle.

Por su parte, los Annales Complutenses nos relatan otra leyenda no muy diferente. Según cuenta el relato, había un agricultor que tenía tierras cerca del Henares y, en un descuido, cayó al río. No debía saber nadar y se puso muy nervioso pues no sabía como salir del río. Cuando estaba a punto de ahogarse, como último recurso, se encomendó a María y esta se le apareció entre rayos de luz, ayudándole a llegar a la orilla sano y salvo. Allí agradeció arrodillado a la Virgen su milagrosa salvación con una oración que repetía a diario.
Un buen día, mientras se encontraba arando sus tierras cerca del lugar donde cayó al río, halló un nicho en un árbol que contenía en su interior la imagen de una Virgen con un niño. Entendió que la Virgen quería recibir culto allí, advirtió a las autoridades y se construyó la ermita del Val, permaneciendo la imagen durante las obras en la iglesia de San Justo.

La Ermita del Val (1920-1936) Fotografía de Moreno (Archivo Moreno, IPCE, Ministerio de Educación, Cultura y Deporte)

La Ermita del Val, por Moreno (1920-1936)
[Archivo Moreno, IPCE, Ministerio de Educación, Cultura y Deporte]

Sea como fuere, estas leyendas marcan el inicio de la devoción hacia la que con el tiempo se convertiría en Patrona de Alcalá, alcaldesa perpetua y Doctora de la Universidad, la Virgen del Val. Además, si os habéis fijado, no he hablado en ningún momento de 1184, fecha que tradicionalmente se atribuye a los hechos. Pero es que eso, es otra historia.

Anuncios

Acerca de José Antonio Perálvarez

Licenciado en Historia, Experto en Gestión de la Información, Docente ocasional y Guía Turístico de Cervantalia y Alcalá Bikes. Complutense y amante de nuestra ciudad
Esta entrada fue publicada en Leyendas de Alcalá, Tradiciones complutenses y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La leyenda de la Virgen del Val

  1. Pingback: La leyenda de Nuestra Señora de la Piedad | Historias de Alcalá

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s