Una obra romance medieval de Alcalá: La novia del Zegrí

Que Alcalá aparece mencionada en el Cantar del Mío Cid es de sobra conocido. Pero no es la única obra romance en el que aparece nuestra ciudad y hoy os traigo uno que tiene a nuestra ciudad como población protagonista. Creo que no me equivocaría, al igual que pasó con el refran judío que os descubrí hace unas entradas, que es prácticamente desconocido. Y para darle más salsa al asunto, estamos hablando de un romance morisco. Disfrutadlo:

Lisaro que fue en Granada

Cabeça de los Zegríes

Más gallardo en guerra y paz

Que el mejor Almoralife

Salió de Alcalá de Henares

Donde sirviendo reside

El alcaidía famosa

Que le dio su rey Tarife

No va cual qual suele a Toledo

A jugar cañas, ni viste

Morado alquizel de seda

Ni dorado alfanje ciñe

No siembra bonete azul

De granates ni amatistes

Ni lleva listadas de oro

Blancas tocas Tunezíes

Sale buscando furioso

La bella Zayda á quien sirve

Y á su padre, que la lleva

Siguiendo á quien le persigue

Encerrarla quiere el moro

Por sospechas que le oprimen

Siendo tal que puede al templo

Llevar el agua del Tibre

Con estas ansias Lisaro

Haze que su gente aplique

Al color del coraçón

El vestido negro y triste

Quatro moros le acompañan

Todos de negro se visten

De negro son los jaezes

De luto los tahalíes

En alfanjes y acicates

Relumbran negros matices

Y negras las estriberas

De Córdova horzeguíes

Las lanzas de color negro

Los hierros la vista impiden

Hasta las blancas adargas

Con bandas negras dividen

Yeguas negras andaluces

Que al viento los pasos miden

Solo los frenos son blancos

Por la espuma que los ciñe

Lisaro solo entre todos

Un ramo de laurel ciñe

A la toca del bonete

Entre los penachos tristes

En el camino se para

Aunque importa que camine

Y mirando el ramo verde

Á sus esperanças, dize:

“Solo en mi desseo pudo

Ser poderoso y possible

Nacer de esperanças verdes

La muerte que le marchite

En las manos de mi Zayda

Alegre ramo naciste

Con tan dichosos principios

Que esperaba alegres fines

Mal en la flor de tu gloria

Quatro enemigos tuviste

Agua, fuego, nieve y viento

Que aún cortado te persigue

Pero aunque voy á la muerte

No he querido que me prive

De que este mi luto veas

Tu que mi esperança fuyste

Para que en mi sepultura

El que te viere, imagine,

Que el Dueño de tanto bien

Vivo muere y muerto vive”

Tales quexas dize el Moro

Qual suele en su muerte el cisne

Quando amor le enseña á Zayda

Que tiene vista de lince

Lisaro avisa a su gente

Haze, que las yeguas piquen;

Y los caballos contrarios

Que alborotados relinchen

Ponensele á la defensa

Pero de poco les sirve

Porque al fin vuelve a Alcalá

Con su esposa alegre y libre.

Buscando información sobre él, lo he encontrado recopilado en muy pocas obras y no tiene ningún estudio específico. De hecho, resulta curioso que la primera recopilación moderna en la que aparece sea en una obra alemana, Sammlung der besten alten spanischen historischen Ritter und maurischen Romanzen de George-Bernard Depping (1817), obra que fue editada en castellano por Antonio Alcalá-Galiano con el título de Romancero castellano ò colección de antiguos romances populares de los españoles (1844). También aparece recopilada en la obra Legends & Romances of Spain de Spencer Lewis (1920). G.B. Depping nos dice que sus fuentes fueron antologías antiguas como el Cancionero General de Hernando del Castillo (1490) pero no he logrado localizar (aún) en la que fue recogida por primera vez el romance en cuestión.

En el Romancero Castellano de G.B. Depping, nuestro poema está recogido dentro de los romances moriscos y aparece asociado a una serie de obras recopiladas bajo el nombre de Romances sobre Guala y Arbolán. Sin embargo, no hay ninguna relación clara entre nuestra pequeña obra poética y el resto de la serie. Por otro lado, no tiene ningún título específico ni en la recopilación alemana ni en la traducción española aunque en la antología de Spencer Lewis aparece titulada como The Zegris’ Bride (La novia del Zegrí). En esa obra la sitúan dentro de las luchas entre los Zegríes y Abencerrajes pero no coinciden temporalmente con el tiempo de denominación musulmana de Alcalá.

Espero que os haya gustado este romance, otra muestra de la cultura popular medieval relacionada con Alcalá. Para despedir la entrada, qué mejor manera que recordar una de las estrofas:

Para que en mi sepultura

El que te viere, imagine,

Que el Dueño de tanto bien

Vivo muere y muerto vive

Anuncios

Acerca de José Antonio Perálvarez

Licenciado en Historia, Experto en Gestión de la Información, Docente ocasional y Guía Turístico de Cervantalia y Alcalá Bikes. Complutense y amante de nuestra ciudad
Esta entrada fue publicada en Leyendas de Alcalá y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s