La leyenda de la cúpula de las Bernardas

Hoy os traigo una de esas leyendas complutenses que se cuenta muchas veces como cierta. Sin embargo, os voy a explicar por qué es una leyenda y no es una historia real.

Cuenta la misma que una vez terminada la cúpula de la iglesia de las Bernardas, en 1618, y mientras los carpinteros retiraban el andamiaje de madera, el maestro mayor de obras observó que la cúpula se movía y corrió a decirselo al arquitecto. Éste dio orden de continuar con la retirada del andamiaje y con la limpieza del recinto y, excusándose con el olvido de unos plano, abandonó el Monasterio y Alcalá de Henares para siempre, temeroso y avergonzado por el más que posible derrumbe de su obra. Sin embargo, aquello jamás sucedió, para disfrute de todos los alcalaínos y turistas que se acercan a la iglesia de las Bernardas.

Una vez contada la leyenda, vamos a situar quien es quien en esta historia.

El fundador: El Cardenal y Arzobispo de Toledo D. Bernardo de Sandoval y Rojas fue el que fundó y ordenó edificar el Monasterio de San Bernardo sobre la antigua almanxara musulmana.

El arquitecto: Gracias a la situación y poder de influencia del Cardenal, el encargado del trazado y dirección de la construcción del monasterio e iglesia fue el insigne arquitecto D. Juan Gómez de Mora, creador de la Plaza Mayor de Madrid.

El maestro mayor de obras: Según nos cuenta la investigadora  Mª Evangelina Muñoz, la última abadesa de las Bernardas, Sor María Jesús Robles Abad, se esforzó sobremanera en descifrar y ordenar el archivo del Monasterio. En una de sus noches de desvelo analizando los documentos antiguos, descubrió que el maestro mayor de obras del edificio fue el alarife alcalaíno Sebastián de la Plaza.

Bien, una vez descubiertos los nombres de los protagonistas, vamos a explicar el por qué ha de seguir considerándose una leyenda. En esta historia se cuenta que el arquitecto (Juan Gómez de Mora) huyó de la ciudad para siempre cuando el maestro mayor de obras (Sebastián de la Plaza) le dijo que la cúpula se estaba moviendo. ¿Irse para siempre? Juan Gómez de Mora trazó ese mismo año el Patio de Santo Tomás de Villanueva del Colegio Mayor de San Ildefonso. Cinco años después, en 1623, volvemos a tener a la dupla Juan Gómez de Mora – Sebastián de la Plaza trabajando juntos en Alcalá de Henares, concretamente en la construcción del Colegio de Málaga.

Con estos datos sobre la mesa, quedaría demostrado que Gómez de Mora no huyó para siempre de nuestra ciudad. Quizás la historia del movimiento en la cúpula sea cierta y con el boca a boca, para exagerar el hecho de que finalmente no se derrumbara, se añadió que el arquitecto huyó dando por hecho su caída. No lo sé a ciencia cierta. Solo quería contaros esta historia porque la he escuchado varias veces por la ciudad dándose por verídica y sin puntualizar que es una leyenda.

Espero que no os haya sido muy engorrosa esta entrada y que hayáis disfrutado tanto de la historia como de la explicación. Hay quien dice que las leyendas no hay que explicarlas. Juzguen vosotros mismo.

P.D. Me dijeron hace poco que aparece publicidad en la parte final de las entradas del blog. Aclararos que ahí tengo poco que hacer, puesto que es la política de wordpress cuando no se paga por tener el blog premium. Siento si os molesta pero, de momento, yo no puedo hacer nada para quitarlo.

Anuncios

Acerca de José Antonio Perálvarez

Licenciado en Historia, Experto en Gestión de la Información, Docente ocasional y Guía Turístico de Cervantalia y Alcalá Bikes. Complutense y amante de nuestra ciudad
Esta entrada fue publicada en Leyendas de Alcalá y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La leyenda de la cúpula de las Bernardas

  1. Miguel dijo:

    Otra posibilidad es que la historia sea cierta con la excepción del matiz de “para siempre”, y que sí que se excusara para irse de la ciudad temiendo el hundimiento, y que al tiempo, viendo que eso no ocurría, todo, (incluida su actividad como arquitecto), prosiguiera con normalidad.

  2. La verdad es que comparto tu opinión y puede que ocurriera así en realidad. Ese es el matiz que pretendía explicar aunque creo que he enrevesado el artículo demasiado.
    Gracias por leerme!

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s