Diego de Valladares, un precursor del ¡Tierra, trágame!

Hoy os voy a hablar de uno de los primeros estudiantes de la Universidad de Alcalá: el Doctor Valladares.

Diego de Valladares nació en Guadalajara, entonces provincia de Toledo. Desconocemos su fecha de nacimiento y su origen familiar, así como el lugar donde comenzó sus estudios aunque las opciones son escasas: Salamanca, Valladolid y Sigüenza. Llegó a Alcalá de Henares ya siendo Bachiller en Teología en 1508 para convertirse en uno de los primeros 24 colegiales del Colegio Mayor de San Ildefonso. Durante sus años de estudiante en Alcalá ocupó cargos de importancia: fue el primer Tesorero del Colegio Mayor, cargo que repitió en el curso 1513-1514 junto a Fabián de Nebrija; y en el año 1511 se convierte en el cuarto Rector del Colegio Mayor y, por lo tanto, de la Universidad. En 1514 recibe el grado de Licenciado en Teología. Consiguió también el grado de Doctor aunque no sabemos la fecha.

Toda su vida profesional la desarrolló en nuestra ciudad: fue docente de la Universidad Complutense, Canónigo de la Magistral (al menos desde 1528) y Visitador del Arzobispado de Toledo. En 1534 su nombre aparece entre los participantes del Claustro de la Universidad para negociar la concordia con el arzobispo Tavera, con el que había una disputa respecto a las prebendas y canonjías de la Magistral. A su muerte, donó todos sus cuantiosos bienes al Hospital de San Lucas y San Nicolás de la Universidad de Alcalá.

¿Y por qué os hablo de él? Porque si alguna vez estáis en una situación embarazosa podéis consolaros al pensar que nunca lo será tanto como lo que le ocurrió al pobre Valladares en su acto de licenciatura.

Corría el año de 1514 y el Cardenal Cisneros quiso presidir el acto de apertura del “pliego de las letras” *, que se celebró en una Magistral recién reinaugurada. A cada lado de Cisneros se situaron el Abad Cancelario, Dr. Pedro de Lerma, y el Rector, Alonso de Portillo. Aparte de ellos, se encontraba presente todo el Claustro de Teología en pleno, así como multitud de estudiantes y vecinos de Alcalá. Eran un total de nueve los estudiantes licenciados que esperaban para saber qué lugar ocupaban en su promoción. Cisneros abrió el pliego y leyó el primer nombre entre una apabullante ovación: Fernando de Balbás, anterior Rector, uno de los ocho primeros colegiales del Colegio Mayor y conocido por su virtud y sabiduría. Tras él fueron llamando al resto de licenciados hasta que, el ocho de nueve, Cisneros pronunció el nombre de Diego de Valladares. Le debió impactar tanto verse tan relegado en su promoción que entró en convulsión y, literalmente, se meó encima delante de Cisneros, el Claustro de Teología, de los estudiantes y de los vecinos de Alcalá que allí estaban. Casi nada.

Así que ya sabéis: si alguna os veis en una situación en la que deseéis que os trague la tierra, pensad qué habríais hecho si hubierais estado en el pellejo del Doctor Diego de Valladares.

* Listado que contenía el orden de la promoción de estudiantes licenciados. Este orden no era banal puesto que a la hora de optar a beneficios, prebendas o puestos docentes, era muy importante el haber sido un número alto en tu promoción.

Anuncios

Acerca de José Antonio Perálvarez

Licenciado en Historia, Experto en Gestión de la Información, Docente ocasional y Guía Turístico de Cervantalia y Alcalá Bikes. Complutense y amante de nuestra ciudad
Esta entrada fue publicada en Estudiantes de Alcalá y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s